FORMACIÓN Y MEDIA

Artículos

Situación de los Mercados a nivel mundial durante el tercer trimestre del año

Publicado en: 23 octubre, 2018

La continuidad del cruce de amenazas y medidas en torno a la guerra comercial que la administración Trump mantiene con el resto del mundo, desde principios de año,  fueron terreno propicio para unos mercados volátiles en el tercer trimestre del año y con evoluciones muy dispares. Mientras los mercados emergentes y  europeos fueron los más damnificados por los retrocesos en la renta variable, en EEUU los principales índices volvieron a alcanzar nuevos máximos históricos en agosto y con ello sellaron la mayor racha alcista de la historia. El índice más representativo de la renta variable norteamericana, el SP500, acumuló una revalorización desde los mínimos del año 2009  del +320% y supone un claro contraste con la evolución que han tenido el resto de Bolsas mundiales en el periodo.

Durante el trimestre, y como ha venido sucediendo a lo largo del año, el Presidente D. Trump utilizó una estrategia desconcertante de mensajes, amenazas y actuaciones. Probablemente, la comunidad inversora había confiado en que, en algún momento, habría un alto en el tono amenazante empleado por EEUU, para entrar en una fase de negociación posterior y que aportase una solución negociada entre las partes. Si bien sucedió así en todo lo concerniente a la renegociación del Tratado NAFTA con México y Canadá, incluso con Europa, no fue el caso con China con quien el tono desafiante ha ido en aumento.

Al mismo tiempo que iba proponiendo rondas de negociación, EEUU fue imponiendo aranceles sin esperar a la evolución de éstas. En Agosto fueron 16.000 mill. de usd$ y en setiembre 200.000 mill. de usd$. Siempre los importes fueron algo inferiores a las amenazas iniciales pero, aun así, no permitieron crear un clima propicio para la resolución del conflicto planteado.

China siempre optó por una estrategia defensiva y a la espera de acontecimientos. Las respuestas, en forma de aranceles, siempre fueron inferiores en importe y sin afectar a sectores clave del comercio recíproco. La voluntad de diálogo también se manifestó con insistencia, pero la imposición de aranceles fue la respuesta encontrada con más frecuencia.

Una medida adoptada por el gigante asiático, a fin de contrarrestar el efecto negativo arancelario con EEUU, fue la de aprobar una reducción de las importaciones con el resto de países (excluido EEUU)  de una gran variedad de sectores: maquinaria, papel, algunos textiles y materiales de construcción. Probablemente habrán algunos países/sectores que se verán beneficiados por el enfrentamiento entre las dos principales potencias económicas mundiales pero, aún así, los efectos negativos globales del mismo se empezaron a manifestar a finales del periodo, si bien de manera desigual a nivel geográfico.

Después de una etapa inicial de resistencia, cifras de consumo minorista, confianza empresarial, etc. presentaron ya registros en claro descenso. En una primera instancia, los países emergentes y Europa son los que presentan un deterioro mayor.

Además de lo comentado, otros focos de incertidumbre han afectado a los mercados financieros en el trimestre. En primer lugar, en Turquía y Argentina se vivieron períodos de inestabilidad política/económica  que afectaron de sobremanera a sus divisas. El deterioro de sus cuentas públicas , con crecientes Déficits por Cuenta Corriente, provocó abultadas caídas de sus divisas y que hizo temer “efectos de contagio” por el resto del mundo. En el primer caso se logró revertir momentáneamente la situación con medidas de Política Monetaria, principalmente. En el caso de Argentina, el país solicitó ayuda al FMI que le concedió un préstamo de 57,1 mil.mill.de usd$ y que también sirvió para calmar la desconfianza de los mercados financieros.

Superada esta fase de inestabilidad, focalizada en activos emergentes y que se intensificó en el periodo veraniego de mercados con poco volumen, apareció a finales de trimestre la inestabilidad política en Italia donde la negociación presupuestaria planteó desafíos al conjunto de la Unión Europea al establecer un objetivo de Déficit del 2,4% , por encima de los máximos exigidos a nivel comunitario. Como no podía ser de otra manera, tanto la renta fija como la variable acusaron el desafió político y la TIR del 10años italiano repuntó hasta niveles del 3,147%  (niveles de 2014) , marcando un diferencial con el 10años alemán de 267 pb. Los temores a una crisis financiera de Deuda Pública se extendió por el resto de plazas penalizando a aquellos países y entidades que el mercado suponía que podían tener mayores porcentajes de Bonos italianos.

Finalizando con el plano político, señalar que las largas negociaciones entre la UE y UK para pactar un acuerdo de “Brexit” no fructificaron y no se cumplirán los plazos previstos para octubre del presente año.  La negociadores por parte de la UE no aceptaron algunas condiciones impuestas por la Primera ministra T. May y, según sus mismas palabras, la negociación pasó a “un punto muerto”. La repercusión sobre la divisa británica y resto de activos fue mínima. En el trimestre no  hubo cambios significativos de política monetaria.

En la reunión de la FED del mes de agosto destacó un cambio de lenguaje en su comunicado posterior al señalar que el crecimiento económico había pasado de “sólido” a “fuerte” y que permitió entrever que su política de subida de tipos de interés no se vería alterada por la incertidumbre “comercial”. En este mismo sentido se pronunció el máximo mandatario de la FED, J.Powell, en su comparecencia en la reunión anual de banqueros centrales de Jackson Hole.

Significativas las declaraciones e interferencias que ha mostrado el Presidente Trump, que no tienen precedentes, y en las que criticó abiertamente las intenciones y actuaciones de la FED en materia de tipos de interés. Esta última no se dejó influenciar y acabó subiendo los tipos de interés hasta los niveles del 2-2,25% en su reunión de finales de setiembre,  tal como había descontado el mercado. Igual suedió con el BCE , que no modificó su política monetaria y reiteró , tras la reunión de setiembre, que sigue con la intención de empezar a reducir el Programa de compra de activos, a pesar de también reducir las expectativas de crecimiento económico para el presente y próximo año.

Mención especial merece la renta variable emergente, clase de activo que destaca por su mala evolución en el año. La intensa caída que ya registró en el trimestre anterior ( -8,66%) continúo en este último (-2,02%), convirtiéndose en la categoría con peor evolución en el conjunto de la renta variable global. Los motivos para ello vendrían justificados por la incertidumbre acerca del conflicto comercial, además de la salida de flujos de los mercados una vez los tipos de interés norteamericanos muestran una firme tendencia a la alza y son canalizadores de éstos. Este proceso ha provocado un intenso movimiento de descenso de divisas emergentes y fortalecimiento del usd$, que ha dificultado de sobremanera la estabilidad de la renta variable emergente.

GESIURIS ASSET MANAGEMENT

utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos. Si se continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Para más información sobre nuestra Política de Cookiess clique aquí.

ACEPTAR